Pánico del Bronco con la entrada en la boleta electoral

Jaime Rodríguez Calderón, conocido popularmente como “El Bronco”,  finalmente estará en la boleta electoral del próximo 1 de julio. Tras la exclusión provisional decretada por el INE, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ha dado la razón al Gobernador del Estado de Nuevo León. La reñida votación -4 votos a favor y 3 en contra- ha estado envuelta de polémica. De todas formas, será el segundo candidato independiente tras la aceptación de las firmas de Margarita Zavala. En un primer mensaje lanzado a las redes vemos el PÁNICO del Bronco y cierta COBARDÍA en un discurso lleno de proclamas a no rendirse.

La sentencia señala la violación al derecho de audiencia como factor clave. El INE se negó a revisar la totalidad de sus firmas consideradas inválidas. Asimismo, no le dio oportunidad de proceder a la defensa de sus signaturas. Así, se argumenta que durante la segunda fase de revisión consiguió recuperar un 8,2% de las firmas. No obstante, se le impidió revisar un total de 418.000, por lo que le faltaban sólo unas 16.000 para ser registrado como candidato. De haberse producido este hecho, los ponentes afirman que hubiera superado el mínimo de firmas requeridas, situado en 866.593.

Finalmente, la aceptación a entrar en la boleta ha sido confirmada.

 

Pánico del Bronco y cierta cobardía ante la resolución del TEPFJ

Tras la resolución del TEPFJ, el Bronco subió un vídeo a Facebook donde arenga a sus seguidores a no rendirse. Sin embargo, el PÁNICO y la COBARDÍA inundan un discurso lleno de optimismo y de defensa a la resistencia. La incongruencia entre sus palabras y las emociones muestra una situación electoral complicada para él.

Su patrón emocional está lleno de MIEDO como emoción primaria claramente dominante durante toda su alocución. Los niveles de activación son tremendamente altos y sostenidos lo que confirma su estado emocional.

Empieza afirmando “No estoy aquí para ponerme la banda presidencial. Esto no me importa. Esto es el inicio de un cambio desde la raíz” lleno de PÁNICO. Las encuestas le sitúan en el quinto puesto tras la independiente Margarita Zavala, cosa que le dejaría en un mal lugar. Para lidiar con esos malos augurios, el Bronco recuerda su victoria en 2015 en el Estado de Nuevo León. Sabe que la repetición del éxito es difícil y por eso le surgen emociones negativas, incluso cuando expresa “hoy me siento contento”.

El candidato recuerda que todavía hay 60 millones de mexicanos que no tienen decidido su voto. Esto le hace tener esperanzas de cara a sus posibilidades. No obstante, cuando afirma “lo imposible es posible” la COBARDÍA colma su rostro.

En este punto, se reivindica como independiente. Es libre de las ataduras de los partidos políticos y defiende que no es títere de nadie lleno de PÁNICO. Cree que el cambio está en manos de la “raza”, a quien anima a levantar al “México bronco” con IRRITACIÓN y ÉXTASIS.

El Bronco cierra con PÁNICO llamando a la responsabilidad de los electores con un “ustedes deciden”.

Veremos cómo se desarrolla la campaña y si el Bronco es capaz de movilizar al electorado mejorando las actuales previsiones.