Emociones a flor de piel: Primer debate presidencial en México

La alta intensidad emocional vivida por los candidatos en el primer debate presidencial en México de la campaña electoral es ya una realidad, como muestran los análisis de sus microgestos faciales. Esto concuerda con el seguimiento que se le ha dado al debate, con multitud de memes y comentarios en la calle, desde la Amnistía de AMLO, hasta el Mocha manos de El Bronco.

¿Qué esconde la sonrisa permanente de Ricardo Anaya?

El subconsciente del candidato Anaya en los fragmentos del debate analizados muestra que la sonrisa de su rostro es fiel a la FELICIDAD (43%) que siente. Si bien se detectan ciertos momentos donde el MIEDO (33%) se apodera de él, aunque en realidad esto le genera una mayor congruencia en su discurso porque justo coincide con su acusación a AMLO respecto al peligro que supondría una amnistía para los culpables, llegando a registrar y por tanto transmitir a la sociedad PÁNICO. Esto quiere decir que Anaya cumplió con su cometido de desacreditar al puntero en las encuestas, AMLO, transmitiendo miedo a la sociedad ante una eventual victoria de Morena y por tanto la implementación de las políticas que dicha formación defiende.

AMLO, incómodo, deseando que termine el debate

El atacado AMLO no resultó muy congruente en su defensa de la propuesta de la amnistía, puesto que sus emociones desvelan que sentía MIEDO (48%) a la par que CULPA y COBARDÍA, como emociones secundarias. En su exitosa estrategia de hacerse el mártir porque como dijo literalmente “todos le estaban echando el montón” registra DESESPERANZA y DESCONFIANZA, lo que se entiende como un golpe a su inconsciente que llega a desestabilizarse, si bien no registra en ningún momento un pico de descontrol emocional, lo que demuestra que iba muy preparado a no dejarse influir por los ataques de sus contrincantes y por tanto en ese sentido sí lo consiguió: no perdió el control aunque sí le afectaron emocionalmente los ataques.

Meade iracundo contra AMLO y desconfiado de si mismo

 

Meade registró los mayores picos emocionales en sus intervenciones directamente en contra de AMLO. Mientras Anaya optó por infundir miedo a la población ante la eventual victoria de AMLO, Meade le apostó a enojar al electorado por la propuesta de la amnistía y el patrimonio supuestamente oculto de AMLO. Sus emociones con este discurso fueron congruentes, registrando ENFADO (44,57%). Sin embargo, en su ímpetu de transmitir que “quiere hacer equipo con los que sueñan con salir adelante” su emoción no fue muy congruente con su discurso, pues parece ser que su inconsciente parece no poder omitir lo que otros le criticaron, que es sumar esfuerzos con figuras muy cuestionadas legalmente. Su emoción en este contexto fue de DESCONFIANZA.

Margarita Zavala, casi tan incómoda como AMLO

 

Margarita Zavala resultó congruente en su discurso de enojar a la sociedad con respecto a la propuesta de AMLO, registrando ENFADO (38.98%). No obstante, su discurso inspirador de que “uno da la vida por lo que ama y ella como los mexicanos da la vida por México” no resultó tan convincente, al desvelar el análisis que estaba sintiendo una mezcla de IRRITACIÓN y GOZO. Lo comentado en medios de su participación concuerda con el AGOBIO y la AMARGURA que en varias ocasiones registró.

El Bronco, en su papel

 

Jaime Rodríguez (El Bronco) comenzó el debate siendo el más empático y congruente con la situación de inseguridad que vive México, cuando usando una bala exhortó a sus contrincantes sobre si “les habían secuestrado a una hija alguna vez” cosa que él sí vivió, así como la muerte de un hijo por la delincuencia organizada. Su emoción en este comienzo es de SERENIDAD, a pesar de la gravedad de lo vivido. Pero sin duda lo más comentado de su intervención fue su propuesta de “mocharle la mano al que robe” cosa que el análisis demuestra que le causó un gran esfuerzo de valentía por su sentimiento de COBARDÍA, AMARGURA y DESESPERANZA, pues era consciente de que es una propuesta arriesgada. Si bien cuando dice que esa propuesta es “literal” registra ÉXTASIS, y de hecho por el momento no se ha desdicho de esta declaración. El Bronco se siente muy tranquilo llegando a transmitir Arrogancia cuando explica cómo se habla en el norte, lo que demuestra que la percepción de machista que tienen muchas personas de él, no le desestabiliza del todo, lo que confirma que él no se ve machista, sino que lo atribuye a un tema de formas de hablar norteñas.

 Para más información pulse aquí