Alta intensidad emocional en los primeros spots electorales de México

El pasado 30 de marzo empezó oficialmente la campaña electoral de las elecciones presidenciales en México. Tras la exclusión de Ríos Píter de la carrera electoral y el periodo de intercampañas, los principales candidatos empezaron a lanzar vídeos en las redes para conseguir los votos de los electores. La alta intensidad emocional que los líderes políticos muestran en los primeros spots refleja la búsqueda de un perfil propio.

Las predicciones electorales señalan un vencedor claro. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es el favorito para hacerse con la Presidencia con un 79% de probabilidades de ganar. Le siguen el panista Ricardo Anaya (16%) y José Antonio Meade (5%). De todas formas, la batalla todavía está abierta. Quedan 90 días hasta las elecciones y las encuestas pueden fallar. En cambio, las emociones expresadas por los líderes políticos son claras y nítidas.

 

AMLO: preso del pánico y la cobardía ante una posible victoria

El candidato de MORENA muestra un cúmulo de emociones negativas en el primer vídeo de campaña electoral. El PÁNICO, la COBARDÍA y la PERPLEJIDAD chocan con el mensaje a favor de las libertades y los derechos sociales de la ciudadanía. En un primer alegato, AMLO recuerda la necesidad de respetar el Estado de Derecho. Cuando afirma “al margen de la ley nada” expresa ADMIRACIÓN, DELEITECONFIANZA. Este es el único momento en que las emociones positivas dominan su discurso. Por el contrario, cuando habla de la libertad de prensa, del derecho a disentir y a la diversidad sexual y el respeto a los Derechos Humanos muestra PÁNICO, COBARDÍA y DESCONFIANZA. Finalmente, en relación al respeto a las religiones se encuentra preso del PÁNICO, incluso cuando expresa “yo me hinco donde se hinca el pueblo”.

Faltan todavía muchas semanas para las elecciones. En las presidenciales de 2006, cuando todo parecía indicar que conseguiría la presidencia, las encuestas fallaron y ganó Felipe Calderón. AMLO recuerda esa situación y aunque no quiere que se repita, sus emociones reflejan el miedo a que eso vuelta a pasar.

 

Ricardo Anaya: deleite y serenidad en el inicio de la campaña electoral

Ricardo Anaya confía en una remontada electoral que le lleve a ganar las próximas elecciones presidenciales. El candidato panista muestra ADMIRACIÓN cuando pronuncia la palabra “cambiar”, símbolo de lo que representa su candidatura. De todas formas, centra su vídeo en contraponer su proyecto y el de AMLO. La finalidad es concentrar el voto de los ciudadanos que no quieren al morenista de Presidente.

El plan de Por México al Frente es “una nueva manera de gobernar”  que ponga al servicio de la ciudadanía los recursos y tecnologías que tiene el país. La ADMIRACIÓN y el DELEITE acompañan a ese mensaje innovador que busca “llevar a México a un futuro mejor”. Esta última frase está expresada con SERENIDAD. Esto demuestra la voluntad de aplicar reformas tranquilas y progresivas, cosa que se opone al proyecto de AMLO.  La congruencia entre mensaje y emociones demuestra la capacidad de Anaya para expresar mensajes claros y coherentes.

 

José Antonio Meade: irritación y arrogancia ante la corrupción

El candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, se desmarca del pasado del partido oficialista. La corrupción durante la legislatura de Peña Nieto ha manchado el nombre del PRI. Así, el primer candidato que no milita en el partido de la historia muestra su IRRITACIÓN y ARROGANCIA  ante los constantes escándalos que han sacudido a amplias instituciones públicas del país.

Meade quiere un Gobierno encabezado “por gente decente” pero muestra CULPA al expresarlo por haber formado parte del último Gobierno. Cuando afirma “nunca he vivido por arriba de mis ingresos” muestra IRRITACIÓN, con lo cual quiere remarcar su repulsa hacia aquellos comportamientos más deshonestos. Por otra parte, al expresar “yo te ofrezco un gobierno que combata con todo la corrupción” exhibe DESCONFIANZA. Él es consciente de las dificultades de aplicar dicha propuesta en un país asolado por esa problemática. Por último, se compromete a que “el único privilegio sea ser mexicano” durante su mandato, afirmación que acompaña con JÚBILO, ÉXTASIS y SERENIDAD.

 

Tres meses hasta las elecciones, alta intensidad emocional… y mucho en juego

Quedan tres meses hasta la contienda electoral. En los primeros vídeos de campaña electoral ya se observan algunas incongruencias entre discurso y emociones. Las encuestas indican profundas tendencias de fondo pero ya se sabe que están sujetas a errores. Los candidatos buscan marcar un perfil propio, meter temas en la agenda y distanciarse de sus oponentes. Anaya y Meade quieren mostrarse como alternativa a AMLO que está en la cabeza de todas las encuestas. Éste, a su vez, quiere consolidar su posición delantera.

La batalla electoral empieza a calentar los motores y desde Emotion Research LAB estaremos atentos a los siguientes movimientos.