Albert Rivera irascible con el bloqueo institucional

El PSOE tiene toda la presión. Es la estrategia que han seguido tanto PP como Ciudadanos. Si se repiten elecciones, toda la responsabilidad caerá en ellos. Así lo han hecho saber tanto Rajoy como Rivera en sus declaraciones. Tras una larga reunión, ante las cámaras apareció un Albert Rivera irascible con el bloqueo institucional. El líder del partido naranja mostró emociones como la IRA, el ASOMBRO, el PÁNICO o la TRAICIÓN. Emociones que hacen que los niveles de seguridad y de confianza del líder, disminuyan durante su discurso en el Congreso.

Rajoy se mostró optimista y describió las buenas relaciones entre ambos y que esta reunión es “un primer paso”. Pero que los 32 diputados de C’s se abstengan, si el PSOE no lo hace, no servirá.

Rivera apareció ante los medios tras su reunión con el Presidente en funciones y se mostró optimista. Pero la abstención, por ahora, no es un voto positivo. Aunque el Partido Popular está haciendo todo lo posible para conseguirlo. Con los votos a favor de Ciudadanos y CC, a falta de 6 para conseguir la mayoría absoluta, la presión sobre Pedro Sánchez sería extraordinaria.

Albert Rivera irascible con el bloqueo institucional

Rivera aceptó que la decisión de abstenerse ante el PP es una “situación difícil” transmitiendo TRAICIÓN. El líder del partido naranja asume que absteniéndose, sus votantes se sentirán traicionados, lo que le haría perder apoyos. El PÁNICO, el ASOMBRO y la IRA dejaban al descubierto los bajos niveles de seguridad y autocontrol de Rivera ante esta extraordinaria situación. El líder catalán instó de nuevo a PSOE y  PP a ponerse de acuerdo y afirmó con ADMIRACIÓN que “para cualquier cosa”, podrán contar con Ciudadanos. Siempre y cuando consigan ponerse de acuerdo y desbloquear la situación.

Uno de los temas más recurrentes en las políticas de Ciudadanos es su postura en contra de la independencia de Cataluña. Cuestión que le crea ANSIEDAD al referirse a la defensa de la “convivencia de los españoles”.  Asunto que comparte con el Partido Popular. Asimismo, los niveles de confianza y compromiso de Albert Rivera aumentan al referirse a los partidos que defienden la unión de España y que deben ponerse de acuerdo para desbloquear la situación. Rivera muestra ÉXTASIS y EXCITACIÓN al referirse a esta situación.

Ana Pastor todavía no ha fijado una fecha para la investidura, algo a lo que todos los partidos le están forzando. También el líder de Ciudadanos se muestra INDIGNADO y desaprueba que esto no haya ocurrido todavía. Rivera pidió al resto de partidos, con claras alusiones al PSOE, que dejen gobernar al PP. No existe otro partido que tenga opciones de gobernar. Esto produce emociones encontradas en Rivera como el ASOMBRO, el PÁNICO, el FASTIDIO, la ANGUSTIA o la PENA. Pero es consciente de que no hay otra opción si desean evitarse las terceras elecciones. El voto negativo del PSOE no hará otra cosa que abocar al país a nuevos comicios.

Rivera se muestra coherente con su interés por formar gobierno.  Algo que sus emociones indican cuando muestra DELEITE y altos niveles de compromiso al hablar de una hipotética legislatura.