Sentimiento de traición del clan

La operación Taula dirigida a descifrar el sistema del blanqueo que fue utilizado por concejales del PP para sacar de la presunta caja B el dinero necesario para los actos de partido de Rita Barberá, tiene entre sus piezas claves a Alfonso Grau y a su esposa Maria Jose Alcón. Esta semana Alfonso Grau, exvicealcalde de Valencia concedía una entrevista marcada por los silencios, pero especialmente de emociones incongruentes. La percepción de credibilidad que tenemos de una persona se construye de una manera subconsciente en una primera impresión, y se alimenta de un factor clave, la concordancia emocional entre lo que verbaliza y lo que siente a lo largo de su comunicación con los otros. Si en ese punto existen discrepancias, la percepción de credibilidad se verá dañada, y de manera subconsciente en el que recibe el mensaje prevalecerá la conexión emocional sobre el discurso. Y sin duda, la entrevista de Grau, desvela este tipo de incongruencias.

Me llama la atención de Grau su discurso en los últimos días, sobre su enojo y enfado, y en la entrevista analizando los puntos clave, no hay ni rastro de enfado. El enfado, la ira,  se deriva muchas veces de una situación injusta, de la que nos sentimos que no somos merecedores. Y justo cuando Grau, realiza esa afirmación de “no nos merecemos ni mi mujer ni yo lo que estamos pasando” por primera vez aparece la culpa. Y esta aparece cuando el habla en primera persona. Una culpa que parece generarle una gran tristeza y miedoy que es la base principal de casi toda la entrevista.

sentimiento de traición del clan

Sin embargo, y a pesar de la interesante lectura de la presencia  o ausencia de determinadas emociones, he decidido apostar por la traición. Y lo hago contando con las imágenes de María Jose Alcón, saliendo la noche que pasó en el calabozo. Recordemos que Alcón está siendo investigada ya que aparece contando billetes procedentes de presuntas comisiones en una de las grabaciones de Marcos Benavent, ex director general de Imelsa, exyonki del dinero y principal colaborador de la justicia en este proceso.

En Grau hay miedo, en Alcón creo que no hay mejor imagen, que justo cuando las cámaras recogen su rostro antes de entrar en el coche. No hay miedo pero si indignación, traición y odio.  Y mientras Grau verbaliza que se siente abandonado por los que han trabajado junto a él, codo con codo en los últimos años, siente una profunda tristeza por ese abandono del clan por el que supuestamente, falta que la justicia lo dictamine, habría hecho todo lo necesario por protegerlo y ahora le da de lado. Frente a la tristeza de Grau, la traición que siente su esposa es puro enfado y odio. Porque la traición, depende de dónde te encuentres, no cabe duda que tiene diferentes enfoques.

sentimiento de traición del clan

Y estoy de acuerdo con la afirmación de Marhuenda, con el que he coincidido esta mañana en Espejo Público, se está generando un nuevo periodismo ajusticiador que dicta sentencias en los platós, y esto se aleja de nuestro cometido. Pero me gusta la idea de que en un momento dónde es imposible entender el periodismo actual sin tener en cuenta el papel que juega la tecnología, la tecnología de reconocimiento facial de emociones se incorpore a esta nueva etapa del periodismo.

 

María Pocoví

CEO Emotion Research LAB

maria@emotionresarchlab.com

@pocovimaria