Odio y éxtasis en la reunión de Rivera con Rajoy

Emociones negativas para Rivera y positivas para Rajoy. Con ese talante se han saludado los dos líderes en la nueva ronda de negociaciones que hoy han empezado. Tras las elecciones del 26J, formar gobierno es una prioridad para todos. Sin embargo, Emotion Research Lab ha descubierto que sus emociones son muy dispares. Odio y éxtasis parece que no llevarán a una fórmula de gobierno de ambos partidos.

Odio y éxtasis determinan la reunión Rivera-Rajoy

Mariano Rajoy se muestra tranquilo y confiado, dispuesto a escuchar a los otros líderes y a ser él de nuevo el Presidente del Gobierno de España ya que su lista fue la más votada. Él aceptará el encargo del rey Felipe VI y se reunirá con todos los partidos. Si hay que repetir elecciones, su postura está clara. Defenderá que él ha hecho todo lo posible para formar gobierno y desbloquear la situación del país y el culpable de que eso no ocurra, habrá de buscarse en las otras formaciones. De ahí su ÉXTASIS en esta primera reunión y sus altos niveles de activación y felicidad. Está seguro y relajado.

Albert Rivera, por su parte, mantiene la postura que ha defendido desde las primeras elecciones del pasado diciembre de no apoyar la investidura del Presidente en funciones si ni él ni su entorno político descartan continuar y se da una renovación en el Gobierno tanto de programa como de personas. Pero Rivera, aunque sostiene esa actitud en todas sus apariciones públicas, no tiene el pleno apoyo de su partido. Así, ha trasladado toda la presión al PSOE, que se encuentra muy dividido en este aspecto. Parece que la abstención de C’s y un gobierno en minoría de Rajoy es la única opción probable que se extrae de esta reunión.

El PSOE, segunda fuerza política en votos y escaños, vuelve a tener la última palabra. Esta tarde, Mariano Rajoy se reunirá con Pablo Iglesias, una reunión de la que no se espera ningún acuerdo. Mañana, Pedro Sánchez acudirá a su encuentro con el líder del Partido Popular y descubriremos si el desbloqueo de la situación está cerca o nos abocamos a unas terceras elecciones.