Las emociones de lo ingobernable

Cuatro meses de negociaciones y cambios de estrategias por parte de los representantes de los principales partidos políticos no han sido suficientes para poder llegar a un acuerdo que consiga la confianza suficiente en la Cámara para poder formar un gobierno. Con el objetivo de agotar todas las posibilidades antes de convocar unas nuevas elecciones que puedan reflejar una España ingobernable, el Rey inició una nueva ronda de consultas el lunes 25, que ha resultado ser un fracaso. Desde Emotion Research Lab hemos querido analizar las emociones de lo ingobernable en ésta nuestra España.

Esta nueva ronda de consultas ha desvelado lo que muchos ya pregonaban, formar gobierno en España con tal nivel de fragmentación política parece ser imposible, con lo que empieza un nuevo período de precampaña y una segunda oportunidad para los partidos políticos. Este período que comienza, tal y como se demostró ayer en las ruedas de prensa posteriores a la reunión con el Rey, estará marcado por el intento de convencer a la ciudadanía de quién ha sido el culpable de la convocatoria de nuevas elecciones. En relación, las emociones de los dirigentes de los principales partidos políticos varían en función de su autovaloración de las estrategias llevadas a cabo hasta la fecha y de en qué grado pueda beneficiarles una nueva convocatoria en las urnas, aunque todos ellos muestran un alto nivel de activación. 

Las emociones de lo ingobernable

Así, la emoción predominante en Albert Rivera es la VERGÜENZA. Esto puede ser consecuencia de la sensación de fracaso al haber sido uno de los miembros de la coalición que no consiguió la confianza suficiente en el intento de investidura de Pedro Sánchez.

Por otra parte, el ÉXTASIS que muestra Pablo Iglesias sería resultado de una buena autovaloración de la estrategia de moderación que ha llevado Podemos durante los últimos meses. Además, el partido puede salir beneficiado de la situación a la que se ha llegado, puesto que los sondeos parecen indicar que su número de votantes se incrementará y de forma exponencial si finalmente alcanza un acuerdo con IU-Unidad Popular.

Sánchez, en cambio, muestra SERENIDAD. Algo sorprendente debido a la difícil situación en la que queda del Partido Socialista al fracasar en el intento de formar gobierno y las disputas internas que se han dado en el seno del partido en torno a las estrategias que debía seguir el dirigente. Sin embargo, puede que el representante sienta que ha hecho todo lo que ha podido para poder conseguir un gobierno de cambio y tenga la conciencia tranquila al culpar a Podemos de la situación de ingobernabilidad en la que ha demostrado quedar España.

Por último, no es de extrañar la SATISFACCIÓN que siente Mariano Rajoy puesto que su principal contrincante político ha fracasado en su misión de conseguir un gobierno. El dirigente del Partido Popular prefirió no arriesgarse y dejar en manos de Pedro Sánchez la difícil situación política en la que se encontraba y se encuentra España. Así también puede desgastar al dirigente del Partido Socialista culpándole de que no se haya conseguido un gobierno. De la misma forma, el Partido Popular según se ha podido ver en algunos sondeos también sale beneficiados, y sigue siendo la primera fuerza política del país.

Agotadas todas las posibilidades para conseguir un gobierno en España se abre un nuevo período de precampaña en el que estaremos atentos a las estrategias que seguirán los principales representantes políticos para poder superar la fragmentación política y conseguir un acuerdo que permita y demuestre la gobernabilidad del país de cara a las nuevas elecciones previstas para el 26 de junio.