Las emociones de las negociaciones a tres bandas

A 110 días de las elecciones generales del #20D y todavía sin un acuerdo que desbloquee la situación política de España, los grupos negociadores de Podemos, Ciudadanos y PSOE se reunieron en el Congreso de los Diputados para tratar de llegar a un acuerdo para formar gobierno. Desde Emotion Research Lab, analizamos las emociones de las negociaciones a tres bandas mediante la técnica de reconocimiento facial de emociones.

Pablo Iglesias fue el único candidato a Presidente del Gobierno que acudió a esta reunión. Por parte del PSOE y de Ciudadanos, fueron sus equipos de negociación los que se hicieron presentes en las Cortes.

La reunión apenas duró dos horas. Podemos y PSOE llegaban a la reunión con caras sonrientes, mientras que los miembros de Ciudadanos mostraban en su rostro seriedad y poco ánimo de que en la mesa se fuera a llegar a un acuerdo que cambiase la situación actual.

Las emociones de Ciudadanos y el PSOE

José Manuel Villegas, portavoz de Ciudadanos, defendió el pacto firmado con el Partido Socialista el pasado febrero y transmitió en sus palabras el ORGULLO que ello le produce. Villegas instó a Podemos a “rectificar” y a unirse al acuerdo que ya está sobre la mesa, una situación que le produce un estado emocional de TRISTEZA, ENFADO y ODIO. Ciudadanos ya ha anticipado en varias ocasiones que solo aceptaría a Podemos en el gobierno si estos aceptan todas las medidas ya propuestas y donde no exista ningún cambio, algo que Podemos no cumplió ya que llegó a la reunión a tres bandas con 20 propuestas inadmisibles para el partido naranja. Llama la atención el alto nivel de activación de la comparecencia de Villegas.

Minutos más tarde, Antonio Hernando, portavoz del PSOE, compareció ante la prensa para sostener su pacto con Ciudadanos. Algo más optimista que Ciudadanos, anunció que aunque es “muy difícil, es posible”. Sin embargo, las emociones de Hernando no son coherentes con el presunto mensaje de ánimo que trató de mostrar, pues es notable su CONSTERNACIÓN y DESAPROBACIÓN ante la situación. Incluso el portavoz socialista muestra TRAICIÓN justo en el momento en que expresa la dificultad de llegar a un acuerdo a tres bandas. Esta traición puede deberse a todos los obstáculos con los que el PSOE se está encontrando en su camino para formar un gobierno estable en España y que, al no tener suficientes apoyos, no le está siendo nada fácil.

Pablo Iglesias, por su parte, compareció esta mañana para anunciar que Podemos preguntará a sus bases si apoyan o no un ya poco probable Gobierno del PSOE y Ciudadanos. Iglesias, además, ha tachado el encuentro de “decepcionante” e “inmovilista”.

Las declaraciones de los tres partidos se acercan a una misma conclusión: el acuerdo a tres bandas ha fracasado y unas nuevas elecciones están cada vez más cerca. Todavía quedan varias semanas para que los partidos traten de desbloquear la situación, pero cada formación ha adoptado ya una nueva estrategia de campaña política donde ninguno quiere mostrarse responsable de esta extraordinaria situación de bloqueo en la democracia española.