Las emociones de Alberto Garzón ante un pacto con Podemos

A sólo dos semanas de que el Rey haga otra ronda de consultas con los principales representantes de los partidos políticos para conocer las posibilidades que existen de formar un gobierno en España tras el 20D y evitar convocar otras elecciones, todavía no se vislumbra ninguna posibilidad de acuerdo. La situación de bloqueo en las negociaciones quedó clara tras la reunión a tres bandas entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, tras la que fue imposible llegar a un acuerdo entre las tres fuerzas políticas.

La difícil situación en la que dejaron el PSOE y Ciudadanos al partido representado por Pablo Iglesias provocó que éste vaya a dejar en manos de las bases la decisión de llegar a un pacto con ambos partidos. Sus principales representantes ya han manifestado una opinión desfavorable hacia el pacto y su intención de formar un gobierno progresista en el que no entre Ciudadanos. Para conseguir este objetivo Pablo Iglesias ha querido volver a acercarse a Alberto Garzón para intentar llegar a un acuerdo entre ambos partidos de cara a unas nuevas elecciones. Desde Emotion Research Lab hemos querido analizar las emociones de Alberto Garzón al posible acuerdo con Podemos.

Las emociones de Alberto Garzón ante un pacto con Podemos

Alberto Garzón, con gran seguridad y confianza, se ha mostrado partidario de formar una coalición progresista con Podemos de cara a unas posibles nuevas elecciones, para evitar un gobierno del Partido Popular junto con Ciudadanos como parecen indicar varios sondeos electorales. Las emociones predominantes durante las palabras del representante de Unidad Popular son CONSTERNACIÓN y TRISTEZA, congruentes con el contexto político en el que se encuentra España en estos momentos. Se puede observar la TRISTEZA e INDIGNACIÓN que siente Alberto Garzón ante la posibilidad de que el Partido Popular pueda llegar al poder junto con Ciudadanos cuando dice “creo que esa posibilidad es verdaderamente importante”.

Lo que llama la atención es que cuando expresa “para evitarlo creo que una coalición entre Podemos e Izquierda Unida, Unidad Popular” sus principales emociones son: DESAPROBACIÓN, TRAICIÓN y CONSTERNACIÓN. Esto puede ser consecuencia de las negociaciones fallidas iniciales que mantuvieron ambos partidos antes de las elecciones del 20D para formar una coalición. Pero al mismo tiempo, cuando menciona “podría evitar esa circunstancia” siente ORGULLO y DESESPERACIÓN.

También encontramos contradicciones entre sus palabras y sus emociones cuando dice con INDIGNACIÓN “despertar una ilusión suficiente en la ciudadanía”, puesto que el nuevo partido morado ha llegado conseguir en poco tiempo de vida ser la tercera fuerza política con un número mucho mayor de votos que Izquierda Unida y la situación en la que se encuentra el partido no le deja otra que acercarse a Pablo Iglesias. En la misma línea, cuando dice “proyectos diferentes como el de Podemos, Izquierda Unida, Compromís…“siente CONSTERNACIÓN y DESAPROBACIÓN como resultado de las diferencias políticas que existen entre estos partidos y probablemente por el miedo a que Pablo Iglesias pueda absorber a dichas formaciones políticas.

En análisis emocional durante todo su discurso refleja que el principal objetivo de Alberto Garzón es evitar la posibilidad de un gobierno del Partido Popular junto con Ciudadanos, y la DESESPERACIÓN del dirigente le ha llevado a mostrarse partidario de una gran coalición que aglutine a los partidos progresistas minoritarios para evitar la ley electoral y conseguir un mayor número de votos, a pesar de su visible opinión desfavorable al respecto.

Todavía quedan varias semanas para que los partidos y el rey traten de desbloquear la situación en la que se encuentran las negociaciones, pero debido a que dichos pactos se encuentran en una situación difícil, cada partido, ha comenzado una estrategia política encaminada a las previsibles futuras elecciones de junio.