La indignación de Rita Barberá ante el ‘Caso Taula’

La ex alcaldesa de Valencia ha comparecido esta mañana ante los medios que esperaban sus declaraciones en la sede del PP valenciano tras el ofrecimiento del juez del Caso Taula de declarar voluntariamente ante él. Tras haberse conocido esta oferta y el levantamiento del secreto de sumario por presunto blanqueo de capitales en el Grupo Popular del Ayuntamiento, en esta comparecencia se ha mostrado la indignación de Rita Barberá ante el ‘Caso Taula’.

La senadora ha reiterado que no va a dimitir de su cargo ya que, según sus declaraciones, no ha participado, ni contribuido, ni ordenado ningún blanqueo de dinero. Además, ha sugerido que la conversación telefónica difundida entre la exconcejal María José Alcón y su hijo sobre la corrupción en el PP de Valencia podría ser un montaje en su contra. Barberá también ha asegurado que ha hablado con Mariano Rajoy, el presidente en funciones, y que se siente totalmente respaldada por su partido.

La indignación de Rita Barberá ante el ‘Caso Taula’

Esta es la segunda vez en apenas un mes que Rita Barberá se ve obligada a comparecer ante los medios de comunicación por su presunta vinculación con la operación de corrupción que asola al PP valenciano. El pasado 25 de febrero ya analizamos desde Emotion Research Lab y mediante la técnica de reconocimiento facial de emociones, la DESESPERACIÓN con la que la que fuera líder del PP en Valencia defendía su inocencia, como ha vuelto a hacer esta mañana.

Barberá ha mostrado TRAICIÓN, ODIO e INCREDULIDAD al declarar que acepta “este ofrecimiento” refiriéndose a la oferta de declarar voluntariamente ante el juez Víctor Gómez que investiga este caso y que “manifiesto rotundamente que colaboraré incondicionalmente con la Justicia”.Rita Barberá no se encuentra cómoda en esta situación como así demuestran las emociones destapadas tras este análisis. La TRISTEZA se adueña de sus palabras al declarar que manifestará “toda la verdad que yo conozco” ante el juez. Esa verdad puede ser decisiva para que se resuelva este entramado político por el que el conjunto del Grupo Popular valenciano ha sido imputado.

La coherencia en las palabras de Rita Barberá se evidencia en la DESAPROBACIÓN que sus microexpresiones faciales muestran al hablar de su implicación personal en la trama, declarando que “ningún dinero negro proviene de mí”. Su activación emocional es más alta en estos momentos en los que defiende su inocencia y mantiene su posición de conservar su cargo como senadora como ocurrió en la primera comparecencia en febrero. Su discurso es claro, “no he cometido ningún delito, no he cometido ningún hecho ilícito y, por tanto, no voy a dimitir”. La INDIGNACIÓN, el ODIO y el ENFADO son las emociones predominantes en este momento del discurso de Rita Barberá y continúan mostrándose al admitir que ha hablado con Mariano Rajoy, que el apoyo que recibe del Partido Popular es absoluto y “nadie, absolutamente nadie” ha pedido su dimisión.

En los próximos 20 días, Rita Barberá declarará ante el juez del caso Imelsa sin preguntas y pudiendo ir acompañada de su abogado. Desde Emotion Research Lab continuaremos atentos para mostrar si finalmente Rita acude a esa cita y cuenta  “toda la verdad”.