La indiferencia de Rajoy a nuevas elecciones

Mariano Rajoy ha acudido a Bruselas donde los primeros ministros de los países miembros de la Unión Europea se reúnen para una Cumbre europea dedicada en exclusiva al Reino Unido y al denominado Brexit. En esta ocasión se tratará de determinar el futuro del Reino Unido en la UE y que, de una u otra manera, terminará por afectar a todos los países europeos. Sin embargo, no son sus conferencias lo que están copando las noticias de actualidad, sino la conversación informal que ha mantenido con David Cameron y que revela la indiferencia de Rajoy a nuevas elecciones en nuestro país en junio.

Durante esta conversación, Mariano Rajoy a través de un intérprete, ha conversado con el primer ministro británico y le ha confesado su confianza en que la sesión de investidura programada en marzo para que Pedro Sánchez logre formar gobierno, no llegue a buen puerto. En palabras textuales, Mariano Rajoy ha expresado que “tenemos sesión de investidura en marzo pero yo creo que no va a salir”. Además, ambos primeros ministros han bromeado sobre la posibilidad de que tanto el referéndum en el que los británicos decidirán su permanencia o no en la Unión Europea y las posibles elecciones españolas generales, sean el mismo día: 26 de junio de 2016. Estas mismas conversaciones también se han llevado a cabo con otros líderes europeos como el primer ministro de Estonia, Taavi Roivas, y Rajoy ha sido claro también ante la probabilidad de que las elecciones se repitan en unos meses.

La indiferencia de Rajoy a nuevas elecciones

El análisis de reconocimiento facial de emociones de Emotion Research Lab indica la evidente indiferencia que Mariano Rajoy ha mostrado en su conversación con Cameron y donde le manifestó que “lo más probable es que haya elecciones el 26 de junio, lo más probable”. La combinación de desagrado y miedo marcan esta INDIFERENCIA del presidente en funciones y resulta coherente puesto que en el panorama actual español es el PSOE el que lleva la batuta de las negociaciones para formar gobierno y ninguna formación política cuenta con él. Rajoy únicamente puede confiar en unas nuevas elecciones donde recuperar el poder perdido. Además, los últimos sondeos, aunque no le dan una mayoría absoluta le darían más votos que los que logró en las elecciones generales del 20-D.

Rajoy se sentiría cómodo ante una posible repetición de los comicios en junio que le darían más votos y la probable posibilidad de encauzar de nuevo las negociaciones para formar un gobierno para España.