El “juego de tronos” de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez ha iniciado las reuniones con otros partidos para intentar llevar a buen puerto el encargo del Rey de lograr un pacto para la investidura. Tras la renuncia de Rajoy las alternativas son una gran coalición de izquierdas o una propuesta que integre PP, PSOE y C´S. Los vetos cruzados de los distintos partidos convierten esto en un puzzle difícil de encajar. En este juego de tronos o de pactos es importante analizar el liderazgo emocional que cada uno de los candidatos está construyendo.

La propuesta de Rivera de que sean equipos de negociación y no los propios líderes los que lleven el proceso de búsqueda de acuerdos, parece bastante sensata ya que hemos visto que, esta ha sido una campaña con alto grado de implicación emocional de los líderes. No podemos olvidar el debate electoral entre Mariano Rajoy-Pedro Sánchez, y el ataque de Rajoy a Sánchez: “porque el presidente del gobierno señor Rajoy, tiene que ser una persona decente, y usted no lo es”. Y aquí la cuestión clave fue si ese ataque se hacía desde la neutralidad, es decir, una estrategia de campaña dictada por los asesores o bien desde una implicación personal directa. El análisis con tecnología de reconocimiento facial de emociones de Emotion Research LAB permitió ver el ODIO en el estado emocional de Sánchez. Y a partir de ahí era claro que cualquier pacto PP-PSOE no sería una opción para ninguno de los dos candidatos. Y es que estudiar a Pedro Sánchez, es un buen ejemplo de cómo las personas tomamos las decisiones, jugando las emociones un papel fundamental en nuestra racionalidad.

Recordemos el DELEITE y ORGULLO que surge en la primera comparecencia de Sánchez después de las elecciones, cuando hace referencia a su elección como Secretario del partido

“Así que, si lo dije, cuando fui elegido Secretario General del Partido Socialista Obrero Español y lo he dicho a lo largo de esta campaña y pre campaña, lo vuelvo a reiterar hoy, me siento enormemente orgulloso de liderar al PSOE”.

juego de tronos o de pactos
A Pedro Sánchez le gusta el poder y jugará las cartas para conseguirlo.

Si el odio a Rajoy ha terminado con puerta cerrada, en ambos sentidos, a un pacto o abstención entre PP o PSOE. Resulta interesante ver, cómo reacciona Sánchez tras las reuniones de los otros dos actores principales: Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Más empático con Rivera y odio hacia Iglesias

Desde el punto de vista emocional, parece que Sánchez, es más empático a la postura de Rivera, seguramente porque busca en ella esa necesidad de ser generosos para lograr lo que el llama un gobierno progresista y de reforma. Y es más empático con Rivera ya que en su declaración tras la entrevista con él, empatiza con un sentimiento de tristeza ante la situación de bloqueo y la necesidad de llegar a acuerdos que hagan viable un gobierno sin la necesidad de nuevas elecciones.

Pedro Sánchez tras  la reunión con Albert Rivera en el Congreso – 4/2/2016

He visto buena predisposición por el partido de Ciudadanos. Creo que hay espacios comunes donde Ciudadanos y el Partido Socialista se pueden entender, creo que no hay que poner ningún veto a siglas ni tampoco a ideologías y será en el camino donde veremos hasta dónde podemos llegar a acuerdos con unas o con otras formaciones políticas 

INDIGNACIÓN Y TRISTEZA. Las emociones que predominan en el discurso de Pedro Sánchez tras la reunión con Albert Rivera son indignación y tristeza. Estas emociones pueden deberse a la difícil situación en la que se encuentra Sánchez ya que Ciudadanos le ha pedido que si quiere contar con ellos en su gobierno, deberá entenderse también con el PP; y Podemos, por su parte, le ha hecho saber que si pacta con Ciudadanos, no pactará con ellos.

Esta tensa situación hace que sus emociones sean negativas, porque a pesar de tener puntos en común en su programa que podrían llevar a una buena negociación con Ciudadanos, al necesitar también el apoyo de otros partidos, parece que estas negociaciones no van por buen camino.

  • Creo que no hay que poner ningún veto a siglas ni tampoco a ideologías: Odio y traición .Este sentimiento no es contra Rivera, no hay que olvidar que parece un mensaje para los barones del PSOE que le impusieron pactar con vetos que anulaban cualquier posibilidad de acuerdo y ante lo que Sánchez, se salió, con el comodín del público proponiendo que las bases participasen en las decisiones respecto a los pactos.

Pedro Sánchez tras la reunión con Pablo Iglesias en el Congreso – 5/2/2016

La reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se puede resumir como 1 hora y 15 min de dialogo sin ningún avance en la que Pablo Iglesias pone contra la espada y a la pared al líder del PSOE para que elija entre Ciudadanos y Podemos. Y lo que queda claro es que el órdago de Pablo Iglesias ha pillado por sorpresa a un Pedro Sánchez cada vez más calculador y estratega para llegar al poder.

Está claro que la posición de Iglesias ha generado un gran enfado en Sánchez, y el tono de su aparición es un profundo enfado e indignación. Esto se une a los datos publicados por el CIS donde Podemos superaría al PSOE en el caso de nuevas elecciones.

Está clara la indignación derivada de un profundo enfado. Pero ese enfado parece ir más allá, cuando se dirige directamente a Pablo Iglesias. Y es donde vemos ODIO. La pregunta es, ¿tendrá esa emoción el mismo resultado que vimos en el debate electoral respecto a Rajoy?

Espero que el partido de Pablo Iglesias lo reconsidereODIO/TRACIÓN

(…) y también se una a esa negociación que es apasionante, es que cual es la alternativa?, la alternativa por mucho que el señor Iglesias digaODIO

Albert Rivera tras la reunión con Pedro Sánchez en el Congreso – 4/2/2016

El tono de Albert Rivera es de CONSTERNACIÓN y ORGULLO. En principio es bastante coherente su análisis emocional con lo que verbaliza. Pero hay algunas notas interesantes, y es que ese ORGULLO, marcado por felicidad y deleite cuando habla.

  • No va a haber acuerdo: ORGULLO, el líder de Ciudadanos se muestra muy seguro de sus palabras cuando en las negociaciones le ha propuesto a Sánchez que no habrá acuerdo sin el PP. Incluso hay un espacio de CULPA
  • No habrá acuerdo si PSOE y PP no abandonan su GUERRA FRIA”: DELEITE / FELICIDAD.

Desde el punto de liderazgo emocional, Albert Rivera, ¿ha encontrado en su estrategia de comunicación política un papel claro, el de mediador? Un posicionamiento en la mente del ciudadano. Y es un papel que no puede abandonar. Pero, ¿cuál es la verdadera estrategia de ciudadanos?

Pablo Iglesias tras la reunión con Pedro Sánchez en el Congreso – 5/2/2016

Iglesias lanza un ultimátum, no se volverá a sentar con Pedro Sánchez ni pondrá su equipo a disposición mientras Pedro Sánchez no tome una decisión. Hay que recordar que Iglesias llega a esa reunión con los resultados del CIS que le sitúan por encima del PSOE en caso de unas nuevas elecciones.

  • tengo la esperanza de que elegirá hacer un gobierno con nosotros y no con ciudadanosORGULLO. Iglesias muestra su esperanza desde la perspectiva de poder que le dan los resultados del CIS.
  • Y respetaré en cualquier caso la decisión que tome…ENFADO. Está claro que no está dispuesto a aceptar una decisión contraria.
  • Pero deseo de corazón de que apueste por un gobierno de progreso y de cambio…MIEDO. Si bien los datos del CIS señalan una ventaja de Podemos en caso de unas segundas elecciones. Es evidente que es consciente de que estos datos están sesgados ya que no hay que olvidar que la encuesta se realiza hace ya casi un mes, antes de que se constituyesen las Cortes, antes de que Rajoy declinase intentar la investidura, de que Pablo Iglesias lanzase la oferta de coalición al PSOE y de que Sánchez fuese propuesto formalmente por el Rey.

No cabe duda que estamos ante un verdadero “juego de tronos” dónde el papel que cada uno juega será evaluado por la opinión pública y todos son conscientes del riesgo que constituye ante esa opinión pública aparecer como culpable de llevar al país de nuevo a las urnas. Esta opinión pública apuesta más por una coalición de gobierno entre el PSOE y Ciudadanos que cuente con el apoyo o la abstención de otros partidos políticos. Sitúa en el extremo opuesto la oferta de Pablo Iglesias: un ejecutivo conjunto de socialistas, Podemos e IU que también requiere apoyos y abstenciones.

gráfica el juego de tronos de Pedro Sanchez

Por tanto, la empatía de Sánchez hacia Rivera parece tener mucho más sentido si nos hacemos eco de la opinión pública. Pero no hay que olvidar el deleite del líder del PSOE cuando al principio de este artículo señalaba que le gusta el poder y ha demostrado ser un superviviente, así que aunque el viernes ya se sentaron a negociar los equipos del PSOE y CIUDADANOS, si gobernar pasa por aceptar el órdago de Iglesias, todavía puede sorprendernos.