La ira de Sánchez en el rotundo NO a Rajoy

El PSOE tenía la última palabra y se ha reafirmado. No apoyará una investidura de Mariano Rajoy. Así lo ha declarado hoy Pedro Sánchez tras reunirse con el Presidente en funciones. La situación parece no desbloquearse. El líder socialista se ha dirigido a la prensa para ratificar que el PSOE ni dirá que sí ni se abstendrá en la sesión de investidura. El no es definitivo y el PP deberá buscar apoyo en “aliados potenciales”. La IRA de Sánchez iba en consonancia. No aceptarán que Mariano Rajoy gobierne otros cuatro años gracias a ellos.

Con la abstención de Ciudadanos y el no de Podemos y del PSOE, Mariano Rajoy tiene una situación complicada. El líder del PP también ha comparecido y ha dejado entrever que no acudirá a la investidura si no encuentra apoyos suficientes. ¿Qué ocurrirá entonces? ¿Planteará el PSOE un nuevo gobierno si la investidura del PP falla?

La ira de Sánchez en el rotundo NO a Rajoy

Pedro Sánchez compareció tras 80 minutos de reunión con el líder del PP. Su IRA se mantuvo estable durante todo su discurso, combinado con otras emociones negativas. En un discurso muy coherente con sus emociones, sin embargo, el líder socialista disminuyó sus niveles de autocontrol. Sánchez afirmó que había trasladado a Rajoy que “no puede contar” con el PSOE, momento en el que el FASTIDIO se transmitía en sus gestos. Positivamente, Sánchez mostró RESPETO al nombrar a su partido, algo que demuestra la admiración hacia el partido que él lidera.

La IRA se combina con el FASTIDIO al hablar de la sesión de investidura donde Sánchez se propuso como candidato y que no prosperó. Parece que el líder socialista continúa molesto con esta situación. No obstante, sus relaciones con el partido liderado por Rivera parecen ser buenas. Eso se extrae de la EXCITACIÓN que Sánchez transmite al nombrar dicho partido. Llama la atención la COBARDÍA que Sánchez presenta al hablar de nuevo de su voto en contra. El Secretario General del PSOE siempre se ha mostrado a favor del no pero quizás las presiones internas le están haciendo mutar su opinión.

PÁNICO, INDIGNACIÓN y DECEPCIÓN se muestran al hablar de la “preocupación” de que las reuniones que Rajoy está manteniendo, no estén resultando fructíferas. La coherencia vuelve a conducir su discurso en la IRA transmitida al nombrar el 26J. Los resultados fueron los peores de la historia para el PSOE. Sánchez lo sabe y su enfado por esa situación es palpable. El líder del PSOE entiende que el PP es la fuerza más votada pero tienen que leer los resultados “de manera completa”. Sánchez muestra ASOMBRO, tal vez de los resultados electorales que dieron mayoría al PP. O de la estrategia relajada que está mostrando el PP tras el 26J.

El líder socialista instó al Presidente en funciones a negociar “en serio”, palabras dominadas por la IRA de Sánchez y el ESCEPTICISMO. Parece que la reunión mantenida con Rajoy ha provocado recelo y desconfianza en Sánchez.

La situación a la que se enfrenta Mariano Rajoy no es sencilla. Tampoco las semanas que se le aproximan, donde conseguir apoyos tendrá que ser su objetivo clave. Desde Emotion Research Lab, continuaremos atentos a las emociones de las negociaciones para desbloquear la situación.