Intriga versus impaciencia: Dos estilos para dos congresos

Intriga versus impaciencia. Pablo Iglesias versus Mariano Rajoy. Podemos versus PP. Asamblea Ciudadana versus Congreso Nacional. Ha sido un fin de semana intenso para dos de los principales partidos políticos españoles.

Madrid fue la ciudad escogida por ambos partidos para reelegir a sus líderes. No hubo sorpresas en ninguno de los dos partidos. Mariano Rajoy fue elegido de nuevo Presidente con el 95,65% de los votos. Y Pablo Iglesias ganó la secretaría general con el 89% de los votos. Nada ha cambiado ni en PP ni en Podemos. Sin embargo, el talante de los dos líderes era completamente diferentes. Como lo han sido sus caminos hacia sus respectivos congresos.

Intriga versus impaciencia. Iglesias versus Rajoy

Podemos llegaba a la Asamblea Ciudadana de Vistalegre II marcado por las disputas internas. Sobre todo por el alejamiento en las posturas de Iglesias y Errejón. Ambos se jugaban el liderazgo del partido. Pero por el porcentaje de votos que Iglesias obtuvo, parece que la militancia de Podemos, no quiere que nada cambie. Gana el Podemos más radical y más a la izquierda. No obstante, Iglesias mostraba INTRIGA al dirigirse a los asistentes al Congreso que dejaba entrever otras intenciones.

El reconocimiento facial de emociones nos muestra como Iglesias parecía preguntarse hacia dónde dirigir Podemos ahora. El ala más radical del partido, el que él lidera, ha barrido a Errejón y los anticapitalistas.  El líder del partido morado busca ahora que el partido se consolide como una fuerza más radical, que ponga en el centro la protesta en la calle. ¿Qué pasará ahora con la diversidad de ideas que existe en el núcleo del partido? El líder afronta el reto de recomponer la unidad en el partido. Y no lo va a tener fácil.

En otra parte de la capital española, el Partido Popular se reunía después de retrasar este Congreso Nacional dos años. En el PP no existen disputas internas tan obvias como en el partido morado. El ambiente era mucho más calmado y distendido. Rajoy no se jugaba su puesto. Su candidatura era la única propuesta. Y tampoco se hablaron de temas comprometidos que les persiguen, como la corrupción. A pesar de que la trama Gürtel está más activa que nunca. Hubo todavía menos sorpresas que en la Asamblea Ciudadana de Podemos. María Dolores de Cospedal pierde algo de poder en favor de Fernando Martínez-Maillo, que será el nuevo coordinador general. Pero Cospedal continúa teniendo una gran cantidad de cargos y pieza clave en la Administración Rajoy.

A pesar de la aparente impasibilidad del Presidente de España, su rostro evidenciaba su IMPACIENCIA. ¿Por qué esta inquietud? El PP no está pasando por su mejor momento. Los juicios por corrupción y los miembros de su partido que terminan declarando ante los jueces, no cesan. Aunque nada parezca irritar a Rajoy, sus emociones muestran que no se encuentra tan calmado como quiere demostrar.

Iglesias y Rajoy se mantienen a la cabeza de sus partidos. A pesar de sus dudas, como muestran sus emociones, pueden estar tranquilos; sus bases les apoyan incondicionalmente.