España, cada vez más cerca de formar gobierno

Poco a poco, parece que la situación política en España se va desbloqueando. La opción de formar gobierno cobra cada vez más peso. Ayer, el Partido Popular aceptó las seis condiciones que Ciudadanos le había propuesto si quería obtener su voto positivo en la sesión de investidura. Tras la reunión del Comité Ejecutivo, el PP decidió que accedería a revisar estas condiciones. Mariano Rajoy se reunió con Albert Rivera, y así logró 170 votos positivos, a falta solo de 6 para lograr ser investido.

Todo el peso de la responsabilidad recae ahora en el PSOE. Pedro Sánchez continúa anclado en el no y ni siquiera se plantea la abstención. Toda la presión recae sobre él. Pablo Iglesias le ha propuesto de nuevo un gobierno progresista pero ahora el protagonismo no recae en ese lado de la mesa.

Albert Rivera y Mariano Rajoy arrancaron las negociaciones fijando la fecha del debate de investidura. El 30 de agosto será la primera votación. Si no consiguen todos los apoyos, las terceras elecciones serán el 25 de diciembre.

El éxtasis de Mariano Rajoy

Ser investido Presidente ha sido el objetivo de Rajoy desde el pasado diciembre. Tras varios intentos fallidos, ahora está más cerca que nunca. En rueda de prensa, Rajoy mostró su ÉXTASIS al calificar de “decisivo” este pacto entre Ciudadanos y el PP para formar gobierno. Sin embargo, también el PÁNICO y el ASOMBRO salen a la luz. Rajoy es consciente de que aunque se forme gobierno, esta legislatura será complicada y exigente. Llama la atención el ABORRECIMIENTO que muestra en “formar gobierno”. Estos meses de incertidumbre parecen haber calado hondo en el ánimo del Presidente en funciones.

Aunque el líder del PP parece satisfecho de haber logrado el apoyo de Ciudadanos, sus emociones no son siempre positivas. La IRA y la IRRITACIÓN en sus palabras manifiestan su descontento ante la situación. Rajoy preferiría no tener que pactar con nadie. Quizás crea que el precio de aceptar esas seis condiciones de regeneración política sea demasiado alto.

La ira de Albert Rivera

Ciudadanos finalmente ha tenido que ceder sus votos positivos al PP. No había otra opción si el PSOE se mantiene firme en el ‘no’. Rivera, tras la reunión con Mariano Rajoy se mostró INCÓMODO ante la posición que ha tenido que tomar. Por sus gestos, no era la deseada. La IRA es la emoción predominante durante todo su discurso. Rivera muestra bajos niveles de autocontrol y no demuestra que este pacto sea la opción preferible para él.

Resulta interesante la ADMIRACIÓN que el líder de Ciudadanos muestra al nombrar a España. Rivera ha demostrado tener un alto nivel de sentido de Estado. Ha tenido que ceder tanto con el PSOE como con el PP y pocas veces ha antepuesto el partido a su intención de formar gobierno.

Al hablar de la investidura y de las negociaciones que están manteniendo, Rivera se mostró algo indeciso. Emociones positivas como la EXCITACIÓN o el DELEITE se entremezclan con emociones negativas de IRA y FASTIDIO. El líder de Ciudadanos cree que está haciendo lo correcto para su país aunque investir a Mariano Rajoy de nuevo Presidente del Gobierno, no le satisfaga.

Albert Rivera habló en varias ocasiones de los problemas de los españoles y de las soluciones que él quiere proponer a Rajoy. Emociones como el PÁNICO en expresiones como “¿qué vamos a hacer?”, daban cuenta de que Rivera es consciente de que el poder que puede tener hacia el PP no es demasiado valioso.

Hoy mismo Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta se reúnen para empezar las negociaciones y las conversaciones sobre las condiciones ya aceptadas por el PP. Aún faltan seis votos para conseguir la investidura pero el desbloqueo está cerca. España ya no se aboca tan claramente a unas terceras elecciones. Pero todo puede cambiar. Los políticos españoles no están satisfechos con la situación. Así lo demuestran sus emociones. Y estas nunca mienten.