Enrique Peña Nieto observa temeroso las políticas de Trump

Donald Trump firmó este mismo miércoles una orden ejecutiva para comenzar cuanto antes con una de sus polémicas promesas. Levantar un muro entre México y Estados Unidos que impida el paso de migrantes. Y Enrique Peña Nieto no se quedó callado. Ante la inminente reunión que mantendrán ambos mandatarios en Washington, ha enviado un mensaje a los mexicanos que desde Emotion Research Lab hemos querido analizar. Pero no ha conseguido calmar los ánimos. Y Trump no ha tardado en responder. Tal vez cancele esta reunión si México no acepta el pago de la construcción del muro. Así lo ha comunicado hoy mismo en su red social favorita, Twitter.

Las emociones negativas de Enrique Peña Nieto durante el mensaje que ha difundido en redes, llama estruendosamente la atención. Ni una sola vez deja paso a emociones positivas. Es coherente que no lo haga cuando trata de mostrar una imagen de antipatía y desobediencia hacia las políticas de Trump. Pero, ¿y cuándo trata de defender a los mexicanos que viven en Estados Unidos? El MIEDO y el ENFADO tampoco deja paso a la esperanza para esos millones de mexicanos.

Las emociones negativas monopolizan el mensaje de Enrique Peña Nieto

 

El patrón emocional de Peña Nieto está dominado por emociones negativas (72%), lo que ayuda a la coherencia de su mensaje en algunos momentos. Pero que en otras partes de su discurso, no ampara su compromiso con los mexicanos residentes en Estados Unidos.

 

patrón emocional enrique peña nieto

Además del TEMOR con que trata el asunto, el ODIO, la AVERSIÓN y la ANTIPATÍA ante la celeridad con la que Trump ha decidido comenzar las obras del muro que separará Estados Unidos de México, resultan coherentes con su mensaje. Sin embargo, estas emociones negativas continúan mostrándose al referirse a la ayuda que los mexicanos residentes en EEUU recibirán por parte del Estado de México si la necesitan. Enrique Peña Nieto trata de darles esperanza en un momento difícil para ellos. Pero no resulta convincente. La PREOCUPACIÓN o la CULPA son algunas de las emociones que muestra al dirigirse a ellos. Peña Nieto es consciente de las dificultades con las que su gobierno va a encontrarse. La ejecutiva de Trump no se lo va a poner nada fácil. Y el DISGUSTO o la SOLEDAD en el mensaje de compromiso de Peña Nieto con sus compatriotas no llama a su tranquilidad.

Si hay algo que todavía lamenta más el pueblo mexicano, es que Trump pretende que sea él el que pague el muro. Enrique Peña Nieto aseguró que “México no pagará ningún muro”. Pero la seguridad que muestra no es clara. PÁNICO, PREOCUPACIÓN e incluso COBARDÍA aparece en su rostro mientras menciona esta frase. Sabe que es un tema complicado y polémico que Trump abanderó desde el principio de su campaña. Y el magnate no va a ceder tan fácilmente.

Ante esta complicada situación, todo parece indicar que la semana próxima Donald Trump y Enrique Peña Nieto se verán las caras. No será una reunión distendida. Solo esperamos que sirva para acercar posturas y llegar a la mejor decisión posible para ambos países.