Las encuestas fallan de nuevo: Trump presidente

Los norteamericanos guardaron sus expresiones auténticas para las urnas, mientras las encuestas reflejaban una contienda cerrada, la realidad supero las expectativas y dio el triunfo a Donald Trump.

El llamado “shame vote” o voto de vergüenza de expresar abiertamente su elección, fue el factor determinante que marca un momento histórico para los Estados Unidos de América, pero también para el resto del mundo que poco a poco tendrá que aquilatar la nueva realidad en la geopolítica global.

Casi ningún medio de comunicación creía en esta opción. Contra todo pronóstico, Donald Trump será el 45º Presidente de los EEUU. Las encuestas fallan de nuevo, las emociones no. Ayer, desde Emotion Research Lab, analizábamos las emociones de los dos candidatos al ejercer su derecho al voto. Hillary mostraba FELICIDAD, estaba confiada. Ella misma creía en su victoria. Por otro lado, Donald Trump se mostraba OPTIMISTA ante la situación. Él confiaba todavía más en el triunfo. Y lo logró. Esta madrugada logró lo inesperado.

Con un discurso xenófobo, machista y antisistema ha logrado más de los 270 votos electorales necesarios. Ha logrado lo que Clinton no ha podido. Los estadounidenses descontentos con la política tradicional han votado masivamente por él.  Hombres blancos en su mayoría. Pero negros, latinos y mujeres también han sucumbido a su mensaje populista. Todo el mundo esperaba ver, tras Obama, a la primera mujer en ocupar la Casa Blanca como Presidente. Pero Trump ha arrebatado a Hillary Clinton esa conquista.

Trump incluso ha superado a Clinton en estados históricamente demócratas. Florida, Ohio, Carolina del Norte y Pensilvania son claro ejemplo de ello. Nadie esperaba estos datos. Y las bolsas de valores de todo el mundo han dado cuenta de ello abriendo con cifras bajísimas. Se prevée además que Wall Street abra hoy con grandes pérdidas.

Las encuestas fallan, las emociones no

 

No se puede negar que Donald Trump ha revolucionado la política estadounidense. Se ha subido a la ola del descontento social con el establishment y del populismo y le ha salido bien. Con su discurso incendario lleno de salidas de tono constantes ha logrado convencer a los estadounidenses decepcionados con la política tradicional. ¿Qué pasará a partir de ahora? ¿Cambiará Trump el discurso que ha logrado fracturar a la sociedad norteamericana? Si analizamos su discurso de proclamación como Presidente, todo indica que su discurso virará hacia la moderación. Aunque con Trump es difícil hacer conjeturas.

La campaña ha sido dura. Ambos candidatos han sacado los trapos sucios a relucir. Trump se mostró cómodo como muestra al hablar de dicha campaña lleno de ÉXTASIS, DELEITE y ASOMBRO. Trump lo ha admitido y ha felicitado a Clinton por esta inédita campaña con PÁNICO e IRA. Se ha presentado como el Presidente de todos los estadounidenses, tanto de los que le han votado, como los que no. Sin embargo, este agradecimiento no es coherente. Trump muestra ASCO hacia sus votantes. Los ciudadanos que le han encumbrado a la Presidencia. Su arrogancia no tiene límites.

Con un discurso más moderado de lo habitual, Trump habló de “unir” a todos los estadounidenses. Sin embargo, es algo que sabe será difícil. El PÁNICO que muestra al hablar de ello así lo indica. La campaña electoral ha dividido mucho a los estadounidenses y cambiar eso, no será tarea sencilla. Este PÁNICO también se demuestra cuando pide a los americanos “trabajar juntos” en esta ardua tarea para los próximos cuatro años. E incluso cuando habla del sueño americano. Trump parece asustado. Es consciente de la que se le viene encima.

Trump también tuvo un momento para agradecer a su familia. Mostró RESPETO por ellos aunque también FASTIDIO y ASCO al nombrar a su mujer, Melania Trump, que le ha acompañado durante toda la campaña pero también ha protagonizado diversas polémicas.  Donald Trump calificó su triunfo de “evento histórico” siendo coherente con la emoción que mostraba, la EXCITACIÓN por ser el próximo presidente de EEUU. Contra todo pronóstico. Se dirigió a los americanos para convencerles de que se sentirán orgullosos de su Presidente. Sin embargo, él mismo parece dudar de ello. El ASCO, el PÁNICO y el ASOMBRO que de nuevo muestra certifica que sabe que su mandato no será fácil.

Las encuestas fallan de nuevo. Donald Trump será Presidente de los EEUU y un nuevo mandato se acerca. No se espera que sea un mandato moderado. Seguramente esté lleno de acciones que levantarán ampollas y serán duramente criticadas. Aunque con Trump es difícil saber algo a ciencia cierta, sus emociones le delatarán.