Emotion Research LAB presenta el Barómetro Político Emocional

¿Cómo leer en tiempo real lo que subyace o esconden las palabras de Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Artur Mas, Pablo Iglesias, Albert Rivera y otros tantos actores de este convulso momento político? En la expresión emocional encontramos una de las principales respuestas, que iremos desvelando a diario en este Barómetro Político Emocional.

Las investigaciones neurocientíficas han definido que el comportamiento político y la decisión de voto no es únicamente racional y que el factor emocional es un elemento clave. La observación de las bases neuronales ha situado a las emociones no al final de este proceso sino como parte fundamental desencadenante de la acción.

El reconocimiento facial de emociones permite evaluar al propio candidato a través del análisis de sus emociones comparadas con su discurso para medir si resulta creíble o no y, además, abre la puerta a poder investigar el impacto emocional que se genera en los ciudadanos más allá de lo que verbalizan. Lo que la gente responde en las encuestas es la justificación y no la verdadera emoción que desencadenó la acción.

La tecnología creada por Emotion Research LAB, la compañía que impulsa este Barómetro Político Emocional, permite registrar eficazmente los movimientos de los músculos faciales, las microexpresiones, que después analizará con un algoritmo. Se trata de una tecnología rentable, que permite análisis menos costosos y altamente eficientes en comparación con otras neurotécnicas de investigación. Con la ventaja de no ser intrusiva.

Es un hecho que estamos asistiendo a un cambio en la forma de hacer campañas políticas. Cambios derivados de diversos factores, como un ciudadano más informado y conectado cuyo papel ya no es solo recibir información, sino que puede crearla. También hemos visto como los estrategas operan en busca de que sus candidatos conecten emocionalmente con los ciudadanos con el marketing como gran aliado. El candidato convertido en una marca en busca de la fidelidad del votante, en la que domina lo emocional.

La clave de la estrategia emocional contemporánea es la conexión emocional y la neuropolítica a través de la aplicación de las tecnologías de la neurociencia en un nuevo campo para conocer las razones subconscientes que mueven la conducta de los votantes y poder desarrollar las estrategias para lograr la conexión emocional que se traduzca no en intención de voto sino en un voto efectivo.

María Pocoví

Fundadora y CEO

Emotion Research LAB

maria@emotionresearchlab.com

@pocovimaria

  • Extraordinario su articulo muy actualuzado lastima que el politico tradicional no acepta por ignorancia todo lo relacionado con Neuropolitica.
    Un afectuoso abrazo dese Mexico.
    Dr Higinio Ortiz.

    • Miguel Malpica

      Sr. Ortiz,
      muchas gracias por su amable comentario.
      Desde siempre hemos sido reticentes a las novedades. Cada día más gente conoce la neuropolítica y comprueba que es un instrumento idóneo para ayudar al candidato a conectar con el ciudadano. Una vez que el político tradicional conozca más y más de qué se trata, estoy convencido que aceptará su uso. De hecho hay ya un gran número que lo han hecho.
      Saludos