Las emociones de la última reunión con Felipe VI

La investidura de Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno de España sigue su curso. Así lo ha anunciado el Rey, proponiéndole candidato para que esta semana se lleve a cabo el proceso de investidura tras reunirse con todos los líderes de los principales partidos políticos españoles. Las emociones de la última reunión han sido variopintas. Tal y como lo es el actual panorama político. El sábado, Rajoy será reelegido con los votos a favor de CC y Ciudadanos y la abstención del PSOE, no del PSC.

Entre el lunes y el martes, Felipe VI se reunió, todo indica que por última vez, con los candidatos. Todos acudieron a Zarzuela para reafirmar qué harán en las votaciones. Pablo Iglesias y Javier Fernández mostraron ÉXTASIS ante esta reunión. En cambio, Albert Rivera y Mariano Rajoy dejaron entrever sus emociones negativas en el saludo.

El éxtasis de Iglesias y Fernández

La constancia emocional de Iglesias ante las reuniones con el Rey llama mucho la atención. El ÉXTASIS ha estado presente en todas las reuniones que ha mantenido con Felipe VI. Iglesias se muestra cómodo ante esta situación. No se juega nada. Y ahora más que nunca, con el apoyo del PSOE al PP para la investidura, su papel como partido líder de la izquierda está más cerca que nunca. La situación es inmejorable para Podemos.

Por su parte, Fernández se reunía por primera vez con el Rey como líder de la gestora del PSOE. Desde Emotion Research Lab, ya hemos demostrado la ira y desaprobación que le produce la abstención en la investidura. Sin embargo, es consciente de que no existen muchas más opciones. Puede que Fernández se muestre, a pesar de no estar de acuerdo, seguro con haber tomado la decisión que el Comité Federal decidió. La situación en España se desbloqueará gracias a esta abstención que él ha liderado.

El disgusto de Rivera y la desazón de Rajoy

Las emociones de la última reunión con Felipe VI no han sido positivas para todos los candidatos. El líder de Ciudadanos continúa coherente con la muestra de emociones negativas hacia estas reuniones. De la vergüenza al disgusto pasando por la pena. Albert Rivera parece aburrido de estas reuniones. Desde el primer momento, ha tratado de ceder ante unos y otros, y sin embargo, esto solo le ha hecho perder apoyos. Ahora que el PSOE se asbtendrá para dejar gobernar al PP, de nuevo Ciudadanos continúa sin tener un voto decisorio.

El candidato designado por el Rey, Mariano Rajoy, llegaba a Zarzuela mostrando DESAZÓN. A pesar de haber logrado su cometido, conseguir la abstención del PSOE y el sábado ser designado Presidente del Gobierno, sabe que esta legislatura será de las más complicadas de la democracia. Él busca una legislatura estable, pero no será sencillo. Rajoy sabe que estos cuatro años serán complejos y que ningún partido le pondrá las cosas fáciles.

Algo extraño tiene que ocurrir para que el sábado por la noche Rajoy no sea Presidente del Gobierno para la próxima legislatura. Tras haber ganado las dos útimas elecciones generales y tras más de 300 días sin gobierno, la España ingobernable volverá a su cauce y el Partido Popular se hará con el gobierno. Aunque no se auguran tiempos fáciles para el gobierno español.