Las emociones de la investidura reflejaron la situación de España

Los políticos españoles van a celebrar seis sesiones de investidura desde que se celebraron las elecciones del 20-D. Pero eso no ha impedido que sigan tirándose los trastos a la cabeza, lo que se ha notado en las emociones de la investidura, más sustanciales que en otras ocasiones. Esta vez, los chascarrillos han sido por parte de todos y para todos. Nadie se ha librado. Los candidatos dejaban la formalidad por unos momentos de lado para mostrar su lado más ocurrente. Incluso en algunos momentos, quizás con un tono más ordinario de lo que se esperaría en el Congreso.

También hubo momentos tensos, como cuando algunos miembros de Podemos decidieron abandonar el hemiciclo por unos minutos o el cruce entre Iglesias y Rivera que acabó con las palabras, muy comentadas, del líder de Ciudadanos a su compañero. O las justificaciones de Hernando para abstenerse mañana en la votación. Esta sesión de investidura dio para mucho.

De la pesadumbre del PP a la ira del PSOE

 

El candidato a Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado tranquilo durante todas las sesiones de investidura que se han llevado a cabo durante este año. Como varios candidatos le han recordado, habiendo ganado las dos elecciones generales que se han celebrado, aunque sin mayoría absoluta, ha logrado que vaya a ser investido sin hacer demasiado ruido. La división en el PSOE le ha venido como anillo al dedo. Será Presidente del Gobierno y se encontrará a un PSOE dividido en al oposición. Situación inmejorable para su investidura. Sin embargo, mientras agradecía a los partidos que votarán favorablemente a su candidatura o se abstendrán, Rajoy transmitía PESADUMBRE e incluso IRA en algunas ocasiones. Han sido meses largos y eso ha minado su estado emocional. Pero todo parece indicar que lo ha logrado y será de nuevo Presidente.

 

 

El PSOE no puede ocultar sus divisiones internas. Las cámaras esperaban ansiosas la llegada de Pedro Sánchez al hemiciclo. Era la primera vez que se mostraba en público tras su dimisión. Pero la verdadera reacción que se busca de él, será la de este sábado. ¿Qué hará Sánchez? ¿Se abstendrá o se mantendrá en el no a Rajoy? ¿O renunciará a su acta de diputado? Por el momento, Antonio Hernando fue el encargado de justificar ante la Cámara la abstención del PSOE. Tuvo que soportar todo tipo de reproches, sobretodo de los partidos de izquierdas. Hernando argumentó la decisión tomada por el Comité socialista como una abstención pensando en el futuro de España. Unas terceras elecciones no era opción para el PSOE. Estas terceras elecciones llenaban a Hernando de IRA. Junto a la IRA, la IRRITACIÓN, la DECEPCIÓN y el ASCO denotaban lo que es una obviedad. El PSOE no se encuentra en una posición cómoda y sabe la dificultad por la que está pasando.

El asombro de los nuevos partidos

 

Pablo Iglesias ha vuelto a su esencia. En la primera votación de la sesión de investidura volvió a caldear los ánimos y a referirse a algunos diputados como “potenciales delincuentes”. Los abucheos no tardaron en llegar. Mostró PÁNICO y ASOMBRO ante los diputados para defender las movilizaciones que Podemos defiende que se celebren alrededor del Congreso. La estrategia de la ira que Pablo Iglesias utilizó, le benefició en su camino hacia el Congreso de los Diputados. Cuando dejó de utilizarla, perdió casi un millón de votos. Y ahora ha vuelto a ella. Sabe cómo movilizar a sus votantes y a las masas y, de nuevo, lo está poniendo en práctica.

 

 

Por su parte, Albert Rivera, antes del exabrupto que le lanzó a Iglesias, se dirigía a los diputados en un mensaje repleto de ASOMBRO. Ciudadanos ya tomó su decisión de votar a favor de la candidatura de Mariano Rajoy a la presidencia del Gobierno hace meses tras firmar un pacto con ellos. Rivera argumentó su voto a favor asegurando que España necesita un gobierno, y que aunque no sea el que ellos desearían, es la única solución que no conlleva a unas terceras elecciones.

El sábado por la tarde se llevará a cabo la segunda votación de la sesión de investidura. Mariano Rajoy será investido Presidente y España no se verá abocada a unas terceras elecciones. El desbloqueo institucional es casi un hecho.