El odio de Rajoy en la visita de Otegi al Parlament

Esta semana, Arnalgo Otegi, fue invitado a Cataluña por el gobierno autonómico, formado actualmente por la coalición independentista de Junts Pel Sí y la CUP, para comparecer en el Parlament y reunirse con diferentes miembros de la administración catalana. La Presidenta del Parlament, Carme Forcadell, lo recibió en su despacho para hablarle del proceso independentista que desde el gobierno catalán consideran llevar a cabo y Otegi ha admitido que “los independentistas vascos deben dar las gracias a los catalanes por el proceso, Cataluña está siendo vanguardia de la lucha de los pueblos” y ha asegurado sentir “una sana envidia por el proceso que se está viviendo aquí”. En Emotion Research Lab, hemos querido destapar el odio de Rajoy en la visita de Otegi al Parlament.

Arnaldo Otegi, histórico dirigente de la izquierda abertzale, salió el marzo pasado de prisión tras haber pasado allí los últimos seis años y medio de su vida por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna bajo las órdenes de ETA y condenado por pertenencia a organización terrorista en grado de dirigente. Tras su salida de la cárcel fue nombrado secretario general de Sortu, partido político vasco declarado euskaldún, socialista e independentista.

Además de sus declaraciones independentistas ha llamado la atención su arrepentimiento hacia el sangriento atentado que ETA cometió en Barcelona en 1987 en una cadena de supermercados alegando que “eso jamás debió suceder”.

Líderes como la ya nombrada Presidenta del Parlament, así como representantes de ERC y la CUP como Joan Tardà, Gabriel Rufián o Isaac Peraire han mostrado su beneplácito a esta visita de Otegi a Cataluña pero otros muchos partidos la han condenado como Ciudadanos, el PP o el PSC que no acudieron a la comisión.

El odio de Rajoy en la visita de Otegi al Parlament

Mariano Rajoy, en un acto del PP en Baleares, tomó la palabra para referirse a este encuentro y acusó en su discurso a Carme Forcadell de “rendirse” ante el dirigente de la izquierda abertzale y de “herir los sentimientos” de las víctimas del terrorismo al permitir este encuentro. Tras esta acusación, Rajoy afirmó, refiriéndose a él y a su partido, que “nosotros no lo vamos a hacer” y el ODIO de Rajoy a la visita de Otegi al Parlament permitida por las instituciones catalanes, se hizo latente. El líder del PP mostró un alto nivel de compromiso en sus palabras y la coherencia de sus palabras con sus emociones se percibieron como pocas veces antes hemos podido entrever en nuestros análisis.

El PP catalán y Ciudadanos, quisieron contrarrestar esta visita con la invitación a las afueras del Parlament a las víctimas del terrorismo, con quienes se reunieron y acordaron algunos actos para boicotear esta visita que, sin embargo, se llevó a cabo a pesar de encender a buena parte de la población española.