El miedo domina a Angela Merkel al hablar sobre el futuro de Europa

Tras los recientes desencuentros en la cumbre de la OTAN y el G7 con el presidente de los EEUU, Donald Trump, pudimos ver por primera vez que el miedo domina a Angela Merkel. Con una UE marcada por el Brexit y la era Trump, se avecina un futuro todavía más incierto para la ya pobre construcción europea.

Sorprende sobremanera el tono empleado por Merkel. Diversos diarios europeos sospechan que su discurso esconde además un “plan secreto para Europa” en torno a la crisis de los refugiados, las políticas de armonización económica y cooperación en materia de defensa.

El miedo domina a Angela Merkel al hablar sobre el futuro de Europa

En su alocución durante su visita a Munich, se ha mostrado muy dura y directa. No ha dudado en indicar su desconfiaza en Estados Unidos y Gran Bretaña. Ha advertido con altas dosis de PANICO que  “los europeos tenemos que pelear por nuestro propio destino” y marca distancia con antiguos aliados.

A lo largo de toda su intervención, muestra muy altos niveles de MIEDO, siendo ésta su principal emoción.  Además, advertimos mucho PÁNICOAGRESIVIDAD,junto con otras emociones todas relaciones con un estado de ánimo nervioso.  Al sentenciar que “los tiempos en los que confiábamos en los demás podrían haber acabado” muestra además cierto grado de IMPACIENCIA, a causa de la imposibildad de llegar a acuerdos clave en el nuevo escenario internacional.

En el momento en que Merkel hace explícito “lo vivido en los últimos días“- refiriéndose a las cumbres del G7,  y la OTAN-  se observa una inusitada AGRESIVIDAD. Su alegato final, centrado en la idea en que es deber de los propios europeos “luchar por nuestro futuro”, sus emociones secundarias señalan una altísima AGRESIVIDAD yODIO.

Merkel vuelve a autoasignarse el rol de protavoz de la UE. No queda duda de que la relación con los antiguos socios americanos y británicos está en entredicho. Esta ola de autarquía pone en serio peligro las relaciones comerciales del viejo continente con sus socios anglosajones.

Seguiremos muy de cerca el avance de esta nueva etapa del escenario político internacional desde nuestro Barómetro Político Emocional.