El emotivo discurso de Macri en las sesiones ordinarias

Mauricio Macri se presentó como nuevo presidente de los argentinos ante la Asamblea Legislativa del Congreso con un discurso basado enemociones positivas para dar a conocer su programa y las propuestas que tiene en mente su gobierno para que Argentina avance. Por otro lado, a pesar de ser un político alejado de los escándalos, no dejó pasar el momento y aprovechó para referirse a la herencia recibida de los anteriores gobiernos kirchneristas. Durante una hora, el líder de Cambiemos mostró sus propuestas y desdeEmotion Research Lab, analizamos el emotivo discurso de Macri en las sesiones ordinarias.

El emotivo discurso de Macri en las sesiones ordinarias

Macri mencionó todos los temas candentes de la situación actual argentina y las reformas que quiere llevar a cabo para solucionarlos. Habló de corrupción, narcotráfico, herencia recibida, estadísticas, inflación, empleo público, inseguridad o déficit fiscal. Trazó una dura descripción de la situación actual del país y el diagnóstico que realizó de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, no fueron mucho mejores. A pesar de ello, Macri instó a los argentinos y a todos los diputados, de su formación o no, a no ser pesimistas a pesar de la situación y trabajar para que todos unidos puedan mejorar las perspectivas del país.

Mediante la técnica de reconocimiento facial de emociones, se observa como en la primera parte del discurso analizado, la indignación y la consternación son las principales emociones mostradas por Macri; sin embargo, la SORPRESA es la emoción primaria que el presidente argentino muestra con mayor claridad aunque también el MIEDO aparece en su discurso. Macri manifestó que “estamos juntos, estamos juntos el gobierno y los ciudadanos, los ciudadanos entre sí y este Presidente junto a 40.000.000 de argentinos formando el equipo que va a cambiar la historia.Estas emociones son coherentes con su verbalización, porque a pesar de sentirse optimista y señalar sus ganas de cambio y de unir a los argentinos, sabe que no resultará fácil y que se va a encontrar piedras en el camino.

La TRAICIÓN aparece en el momento del discurso en el que afirma que “todo puede cambiar” en una clara referencia a la mejora del país al dejar atrás los gobiernos kirchneristas. La traición es una combinación de las emociones primarias de enfado y tristeza y reafirma las ganas de Mauricio Macri de que la situación cambie tras haber ganado las elecciones el pasado 22 de noviembre frente a Daniel Scioli y que en Emotion Research Lab ya anticipamos que ganaría el líder del PRO.

Uno de los momentos más comentados sobre el discurso de Macri fue la referencia que hizo hacia su profesión de ingeniero y la metáfora sobre la construcción de un puente. “Me gustaría poder hoy decirles que voy a construir un inmenso puente que nos lleve de las frustraciones, de las amarguras del pasado a la alegría de construir ese futuro maravilloso, pero ese puente no lo construye un ingeniero, ni una persona sola, ese puente lo construimos todos juntos o no se construirá jamás”. Entre aplausos y vítores de los diputados afines a su persona en la cámara, el presidente argentino realizó esta declaración como metáfora sobre el vínculo que en estos próximos cuatro años de mandato quiere crear con el pueblo argentino, pero siempre con su voluntad y trabajo.En estos instantes, la SORPRESA volvió a ser la emoción predominante pero aquí unida a instantes de predominancia del ENFADO o la TRISTEZA al referirse a “frustraciones o amarguras del pasado”. Macri está convencido de que necesitará del apoyo de todos los argentinos y de todos los diputados electos para construir ese programa que lleve al país latinoamericano al crecimiento y denota INDIGNACIÓN o CONSTERNACIÓN, lo que hace hace ver que es algo que él mismo sabe complicado por las grietas y divisiones que existen en la sociedad argentina desde hace años.

Como ya hemos comentado y aquí se observa, Mauricio Macri es optimista con la posibilidad de que Argentina cambie y mejoren sus expectativas tanto internas como por parte de otros países y así mejorar las relaciones exteriores que años atrás habían quedado relegadas a un segundo plano. Macri muestra un alto porcentaje de casi el 100% de FELICIDAD cuando afirma que “ya empezamos a dar esos pequeños pasos” , “porque se puede, claro que se puede” y “sabiendo que los vamos a poder llevar a cabo”. Sin embargo, de nuevo al hablar de los “desafíos” y pide “a todos, absolutamente a todos los diputados” muestra TRAICIÓNODIO, porque como ya ha sido comentado, no es fácil que vayan a apoyar las medidas que él proponga a partir de ahora aunque estas sean beneficiosas para el país.

Macri elaboró un discurso positivo pero lleno de críticas y valoraciones negativas hacia las anteriores gestiones de los gobiernos kirchneristas. El presidente argentino está convencido de que con sus políticas aperturistas puede lograr el progreso de Argentina pero es consciente de que, en un Congreso muy fragmentado y en una sociedad tan dividida social y políticamente como es la argentina, no será tarea fácil y deberá trabajar duro para lograr el apoyo y la cohesión de todos los argentinos.