El asombro de Fernández Díaz ante las conversaciones filtradas

La campaña política trae consigo una nueva polémica. Jorge Fernández Díaz ha comparecido esta misma mañana tras haberse filtrado ayer en la prensa unas conversaciones privadas con Daniel De Alfonso, director de la Oficina Antifraude de Cataluña. En estas conversaciones, se escuchaba al Ministro del Interior muy interesado en tratar de sacar a la luz trapos sucios de algunos líderes de Esquerra Republicana de Catalunya y Convergència Democràtica de Catalunya con la ayuda de De Alfonso. Además, en este diálogo Fernández Díaz afirma que “el Presidente del Gobierno lo sabe”, lo que ha despertado una fuerte controversia en la política española y que él mismo ha negado posteriormente. Desde Emotion Research Lab hemos analizado el asombro de Fernández Díaz ante las conversaciones filtradas.

El asombro de Fernández Díaz ante las conversaciones filtradas

Ante la prensa, el Ministro del Interior ha mostrado principalmente ASOMBRO en toda su comparecencia, por lo que la sorpresa ha dominado la mayor parte de su discurso.  Fernández Díaz, al confirmar que habló con el Comisario General de Policía Judicial para que este inicie una investigación ha mostrado IRA y PESADUMBRE, emociones dominadas por el miedo y el enfado que el Ministro transmitió en sus palabras. Durante toda la comparecencia, sus emociones dominadas por el asombro han sido coherentes con sus gestos y su discurso nervioso y atropellado. El PÁNICO y la ANGUSTIA al hablar de “esas conversaciones que son conversaciones privadas”, consiguen que sus niveles de autocontrol y seguridad disminuyan considerablemente, lo que perjudica a su credibilidad. Llama la atención la IRA , la PESADUMBRE y la REPULSIÓN que muestra al hablar de la decisión del Parlament de Cataluña de tramitar la destitución de De Alfonso, lo que podría indicar el temor que siente Fernández Díaz a que sea a su persona a la que se le pida próximamente la revocación de su cargo. El Ministro se muestra PERPLEJO y transmite ANSIEDADTRAICIÓN ante el pedido de su dimisión por parte de todos los partidos sin esperar ninguna investigación, lo que de nuevo disminuye sus niveles de seguridad, logrando que su mensaje no resulte creíble.

Todos los líderes de los grandes partidos que se presentan a las elecciones del próximo domingo han demostrado su conmoción ante estos hechos y han pedido la inminente dimisión del Ministro del Interior por estas supuestas conspiraciones contra sus adversarios políticos. Parece que por el momento, esto no va a ocurrir ya que el Ministro ha declarado que él es la “víctima” en toda esta situación y que las conversaciones que han salido a la luz están “sesgadas, descontextualizadas y editadas”.

Por otra parte, en Cataluña, el Parlament se ha reunido con carácter de urgencia para tramitar una petición de revocación del cargo contra Daniel De Alfonso, que han firmado todas las fuerzas políticas a excepción del Partido Popular.

A cuatro días de las elecciones generales, la campaña política se ha visto empañada por este escándalo que seguramente traerá problemas al Partido Popular en una semana clave para la política española.