Debates inciertos en elección USA 2016

Partido Republicano forzado a recuperar nivel competitivo en debate

Agenda unilateral sin contrapeso resultaría en debate estéril

La agenda de la próxima administración de la nación más poderosa del orbe en alto riesgo de quedar atrapada en debate estéril, ante la falta de competitividad en la contienda entre los principales partidos políticos: el demócrata y el republicano.

Cada elección presidencial en los Estados Unidos de América destaca por el alto nivel de confrontación de propuestas, ideas y perfiles políticos, lo que tradicionalmente se traduce en una amplia, incluyente y agresiva agenda de gobierno, la cual considera los retos presentes y futuros a nivel local, regional y global.

Los republicanos en un hecho histórico y ante la ausencia de liderazgos fuertes para hacer frente a un bloque hegemónico de la administración de Barack Obama, se vieron en condiciones de ceder a lo que llaman un “outsider” que alcanzara la nominación de un partido conservador pero que ha jugado un papel preponderante en la historia de la gran nación.

Donald Trump ha perdido la capacidad de sorpresa que lo distinguió para cautivar a un segmento político que no se deja convencer tan fácilmente, al menos por el momento y mientras sus estrategas no demuestren lo contrario, en la ruta al primer debate en septiembre próximo el hombre de los negocios va cuesta arriba y con un enorme reto frente a sí mismo.

Por su parte Hillary Clinton ha aprovechado el tiempo para posicionar sus mensajes más relevantes, en especial aquellos relacionados con el bolsillo y la economía de millones de norteamericanos. “Money first”“ es uno de los axiomas que caracterizan al sueño americano, de ahí el acierto de Clinton por cautivar la expectativa de un electorado que para el próximo noviembre se muestra escéptico y expectante ante el desarrollo de la campaña.

En la agenda cotidiana y en la de prospectiva de los Estados Unidos de América se encuentran temas preponderantes como los desafíos de una Europa que manda señales de alerta ante la comunidad global en asuntos económicos, migración, socio-culturales, de seguridad, y sobre todo la amenaza real y cotidiana del terrorismo.

En otros elementos de alta complejidad para quienes aspiren a gobernar los Estados Unidos se encuentra Rusia y las aspiraciones de Vladimir Putin de reconstituir el status quo de sus añoranzas sobre una Rusia poderosa, influyente en el concierto geopolítico global, y tomando decisiones determinantes en aquellas regiones que alguna vez formaron parte de la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

A este mapa de complejidad vale agregar la reconfiguración política de Turquía, donde Erdogan parece evocar las reminiscencias del imperio otomano en su relación con Europa y Asia.

En ese concierto de temas complejos, Asia con su amplia gama de temas volátiles entre los que se puede citar la amenaza nuclear de Corea del Norte, los conflictos en el Mar del Sur de China, tan solo por mencionar algunos.

En cuanto a su vecino y socio comercial al sur de Estados Unidos, un México que presenta frentes críticos en materia de gobernabilidad y estabilidad económica, siendo los desafíos del narcotráfico, corrupción e inestabilidad política en algunas provincias del sur – sureste de la nación azteca.

En esa dinámica la agenda de los debates en la elección presidencial USA 2016 obligan a considerar esquemas amplios, incluyentes y dinámicos para las estrategias de confrontación – concertación de los aspirantes a presidente de los Estados Unidos de América.

Los debates de la elección presidencial en Estados Unidos son los espacios para la interacción dinámica entre los aspirantes a presidente (a), donde las propuestas son expuestas ante el escrutinio de la opinión pública americana.

Cada debate se convierte en un terreno de batalla donde al final el gran ganador resulta el electorado, quien tiene ante sí la oportunidad de ver en el terreno de la confrontación las propuestas e ideas para mover a la nación más poderosa del mundo.

El impasse Hillary vs Trump

La gradual y progresiva caída de Donald Trump en las preferencias electorales, favoreciendo a una Hillary Clinton quien recibe mejores condiciones para dosificar los tiempos de exposición directa de su persona en la contienda.

Esa caída de Donald Trump, ¿realmente favorece a la construcción de la agenda de los Estados Unidos?, esto a partir de posibles escenarios de “pobre confrontación de propuestas en los debates”.

Trump llegará al primer debate en septiembre próximo con la urgente necesidad de hacer un golpe de timón en su campaña, lo mismo alineando sus contenidos a la tradición del electorado y estructura política de los republicanos, o por el contrario un franco rompimiento que buscará dar un golpe de sorpresa a cualquier costo.

Lo que resulte de la confrontación de propuestas e ideas, eventualmente se convertirá en la propuesta dominante de la tradicional ceremonia del “Estado de la Unión”, espacio donde convergen todas las expresiones políticas que concentran el ejercicio republicano del poder en los Estados Unidos.

Emotion Research Lab, empresa de alta tecnología en neuromarketing y análisis de actores a través de la validación científica de las motivaciones e intenciones que están detrás de sus expresiones, palabras y movimientos.

En este proceso Emotion Research Lab presentará resultados de análisis e investigación sobre el comportamiento de los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos: Hillary Clinton (Partido Demócrata), y Donald Trump (Partido Republicano), así como también aquellos actores emergentes que tengan algún nivel de influencia en la contienda electoral.

Con un seguimiento puntual del análisis de los posicionamientos, mensajes, respuestas y spots de los candidatos Hillary Clinton (Partido Demócrata), y Donald Trump (Partido Republicano),

En esta primera fase, el cómo se ubiquen los perfiles de los principales actores participantes en la elección presidencial USA 2016.

 

jorge rojas Jorge Rojas 

Psicólogo del trabajo, con un enfoque en lingüística. Profesor invitado de The George Washington University, Graduate School of Political Management para el programa de gobernanza en América Latina.

Actualmente es analista senior en Wikistrat rankeado entre los 50 consultores en tema de simulación de escenarios, y ejercicios de wargaming en temas de seguridad, terrorismo, políticas públicas, en proyectos para entidades de Gobierno y corporaciones privadas en Estados Unidos, Medio Oriente y Asia.

Fue candidato al International Fellowship Award 2016, por su investigación “México – USA bordeline security agenda”.

Ha sido asesor y ocupado cargos directivos en el gobierno federal en México, en la Secretaría de Gobernación, Administración General de Aduanas, Senado de la República.

Ha impartido conferencias en Washington, D.C, Nueva York, Bolivia, Perú, Colombia, Panamá y España.