El criticado y poco visto mensaje de Navidad de Felipe VI

El tradicional mensaje de Navidad de Felipe VI, llegaba a las televisiones de todos los españoles un año más. Pero este año parece que muy pocos españoles se sentaron delante de la televisión para escucharle. Tal vez por el horario o porque la situación, más estable que otros años, no hacía presagiar que fuera un mensaje emotivo. El caso es que el mensaje de Navidad del Rey obtuvo el nivel más bajo de audiencia de los últimos 18 años.

Sin embargo, algunas de las frases que emitió durante los más de diez minutos que duró el discurso, han levantado ampollas en algunos sectores de la sociedad. El mensaje de Navidad del Rey se dirigió a los españoles y recalcó la mejoría de la economía española en los últimos meses. Además, se refirió también a la estabilidad política actual tras diez meses sin gobierno en los que él ha tenido que trabajar para encauzar la situación política.

Con unos niveles altos de activación y gran variedad de emociones, Felipe VI instaba a los grupos políticos a entenderse. Y como se hizo para finalmente lograr que España tuviera un gobierno en minoría, ponerse de acuerdo. La ALEGRÍA y la SATISFACCIÓN de su rostro dejaba ver el deleite de Felipe VI al haberse logrado un entendimiento político. Sin embargo, al dirigirse a los ciudadanos, el Rey mostró PREOCUPACIÓN y es que, a pesar de las mejoras, es consciente de que muchos sectores de la sociedad todavía no se encuentran en una buena situación. Felipe VI mostró empatía hacia ellos.

Un mensaje de Navidad que ha levantado ampollas

 

¿Qué es entonces lo que ha hecho que el mensaje de Navidad del Rey haya sido tan comentado? Felipe VI enfocó su mensaje hacia el futuro, hacia el entendimiento y pidió “no reabrir heridas ya cerradas”. La Asociación por la Memoria Histórica sintió una provocación en esa frase y ha presentado una queja formal ante el Defensor del Pueblo. Pero no han sido los únicos que recibieron un mensaje entre líneas por parte del monarca. También hubo un mensaje para los independentistas catalanes. La DESAPROBACIÓN, el MALESTAR o el DISGUSTO de Felipe VI al hablar de aquellos que “desprecian los derechos de los españoles para la organización de la vida en común” parecían coherentes con el mensaje de unidad de España que el monarca siempre defiende. Además, el Rey fue contundente y avisó de que romper la Ley solo lleva a “tensiones y enfrentamientos”. Su rostro mostraba PENA, TEMOR y PREOCUPACIÓN. El Rey envió un mensaje claro al independentismo catalán y fue contundente con los que tratan de romper la organización territorial, política y económica del país.

A pesar de ser un mensaje poco emotivo, Felipe VI se dirigió, como es tradición, a todos los españoles con una gran variedad de emociones, tanto negativas como positivas, y de esta manera, felicitó y deseó una Feliz Navidad para todos los españoles. Tras un año difícil y de gran inestabilidad política, Felipe VI trató con su mensaje, motivar a los españoles para el año que se avecina.